El problema de identidad de Washington

A causa del funesto suceso en Charleston, Carolina del Sur, los estadounidenses se apresuraron a realizar una acción en la que se demoraron 150 años: retirar de los lugares públicos la bandera confederada. Desde muchas décadas atrás, esta se había convertido en un símbolo no sólo del carácter sureño, sino de una realidad tangible de todos conocida, pero que pocos se arriesgaban a comentar: las claras diferencias culturales y sociales que existen dentro de esa nación.

Como traductor de esta revista desde hace catorce años, he podido leer en muchas ocasiones frases, párrafos, incluso artículos completos, donde se hace un llamado a los valores patrióticos ante problemas sociales que tal o cual autor considera casi como la antesala de una disolución nacional. En ocasiones, esto me ha llevado a pensar si los fantasmas de la guerra de secesión todavía persisten dentro de la cultura estadounidense 150 años después de su conclusión, y casi siempre me respondo que, como les sucedió a muchas otras naciones, aquel conflicto social tuvo una conclusión pero no una resolución.

Y la resolución no se ha podido dar aún porque, simple y llanamente, Estados Unidos no ha podido evitar que su sociedad sea lo más cercano a una dicotomía. Los ejemplos de ello abundan, pero usemos por el momento los más claros.

De entrada, existe una marcada división entre quienes quisieran ver a Estados Unidos convertido en una teocracia parlamentaria, y quienes vociferan en toda ocasión que las ideologías religiosas buscan anteponerse a las ideologías laicas. Tomemos por ejemplo el caso de la reciente aprobación del matrimonio homosexual: una buena cantidad de la población se opuso a este alegando que era un atentado a sus derechos religiosos (incluidos algunos de los jueces de la Suprema Corte); sin embargo, como el matrimonio homosexual no les impide a los religiosos de cualquier credo la libre práctica de su religión, no existe fundamento legal para negar a los ciudadanos homosexuales los derechos que la constitución federal les otorga por el mero hecho de ser ciudadanos.

En segundo lugar, tenemos el debate tan recurrente entre quienes defienden a ultranza su derecho a poseer las armas que les plazcan y quienes pretenden prohibirlas por entero. Tiroteos van, tiroteos vienen, y la sociedad estadounidense no ha podido ponerse de acuerdo en cuándo una libertad individual debe restringirse por el bien social. Cierto, la constitución federal les confiere el derecho a tener y portar armas para la defensa personal y la defensa de la nación, e incluso existen salvaguardas legales de qué sí y qué no debe entenderse como tales actos de defensa; sin embargo, sabemos de múltiples ocasiones en que se ha demostrado que mucha gente a quien se le ha permitido portar armas (no digo adquirir) no está capacitada para ello, y me refiero a los excesos de algunos policías que han provocado disturbios y demás en las ciudades estadounidenses cuando se siente una carga negativa hacia uno u otro lado de la balanza poblacional.

Porque las minorías no han sido tan integradas como pretenden algunos comentaristas políticos. Cierto, ya no existen las Ligas Negras en el béisbol, y en el baloncesto hoy lo inhabitual es encontrarse un jugador blanco, pero esto ha llevado a problemas sociales que, de una u otra manera, perpetúan los resentimientos raciales. Si un empleador entrevista a dos solicitantes al mismo puesto y uno de ellos es blanco y el otro es negro, posiblemente tenga más reservas en contratar al blanco, porque este no pretenderá demandarlo por discriminación si no le da el puesto. Por otra parte, los negros suelen tener una actitud bastante negativa con respecto a los latinos, porque en cierta forma resienten que, si fueron ellos quienes dieron su sangre (literalmente) para que se aprobase la Ley de Derechos Civiles, ahora los latinos vayan a cosechar los frutos de aquellas guerras entabladas por los negros. Y de los blancos, hay quienes son lo bastante honestos para llamarse racistas, y hay quienes son lo bastante hipócritas para llamarse tolerantes. En muchas comunidades los blancos permiten la presencia de negros siempre y cuando se mantenga una proporción de superioridad numérica; pero en cuanto el número de negros comienza a aumentar, los blancos suelen emigrar a otras comunidades.

La cuestión es que la integración total es muy difícil en un país donde cada año se plantean y promueven (pero no se siguen) planes y proyectos para combatir la pobreza, pero no se modifica un sistema que se gestó para promover la formación y protección de los ricos. Muchas de las políticas sociales en Estados Unidos en la superficie pretenden ayudar a los pobres, pero en el fondo buscan mantener el statu quo de los ricos. Porque, al igual que todo lo demás en la sociedad estadounidense, las políticas sociales sólo pueden ser exitosas en la medida en que sean comercializables y, por ende, rentables. En Estados Unidos no puede haber una política de creación de empleos si esta no va emparejada con una política de exenciones fiscales. No puede haber una cobertura universal de salud si esta no va emparejada de contratos con aseguradoras, proveedores de servicios médicos y demás.

Por último, es difícil entender que un país carezca de conflictos sociales cuando está dividido en una mitad conservadora que exige legislaciones que perpetúen el statu quo, pero respinga al primer atisbo de un Estado más gestor que administrador, y en una mitad liberal que exige legislaciones que perpetúen las libertades individuales, pero respinga cada vez que el gobierno se niega a tomar su papel de gestor. Los estadounidenses no ven con bien la existencia de un gobierno (de allí que llamen “administración” a sus ciclos presidenciales) y sólo lo toleran cuando necesitan de su capacidad de mediador; sin embargo, tienden a relegar en él las decisiones definitorias (que no definitivas) sobre sus problemas sociales. Ejemplo de esto son los famosos códigos de orientación para diversos productos de consumo como la música, los videojuegos y demás. No es necesario que el gobierno imponga en un videojuego titulado “Cacería humana” una etiqueta diciendo: “Material no apto para menores de edad”, a menos de que se le quiera conferir al gobierno el criterio que uno como individuo podría llegar a ejercer. Pero el estadounidense aun así siempre parece temer que si se le dan más atribuciones al gobierno, este desencadene una distopía orwelliana.

Y así, todo esto hace referencia a esos fantasmas de la guerra de secesión que todavía no se han resuelto. Porque a pesar de los 150 años de distancia, Estados Unidos sigue profundamente dividido entre dos tipos de mentalidades, en muchas ocasiones extremistas, que hoy todavía le dificultan el tener una identidad nacional plena (sobre todo porque, como es sabido, el concepto abstracto de “nación” es una teoría moderna que no ha podido cuajar del todo a pesar de sus casi trescientos años de existencia, y Estados Unidos es un modelo de caso de los problemas que conlleva esa abstracción). Y sus políticos, para mal o para peor, suelen afiliarse a uno u otro de los polos de esta dicotomía en vez de buscar la manera de zanjarla.

La proscripción de la bandera confederada es un buen indicio de que se empieza a abordar este problema, pero no tiene mayor sentido eliminar los símbolos si no se eliminan los constructos culturales que lo impulsaron. Aunque dicha bandera ya no ondee, sigue siendo una parte integral de la psique social estadounidense.

*Con información de Newsweek

Dinero
Mundo
Nacional
  • Ladrones de historia y belleza

    A escala regional, México es uno de los países con mayor saqueo. Bajo la actual administración, cada día ha sido robada una pieza, que forma parte del patrimonio nacional, para su venta en el mercado internacional.

    Leer Más
  • Detienen a segundo plagiario de la española María Villar

    Luego del secuestro y asesinato de la española María Villar, las autoridades detuvieron al presunto segundo involucrado.

    Leer Más
  • PGR Foto: Internet

    Ofrecen recompensa para localizar a 12 personas

    El gobierno de México ofrece hasta un millón y medio de pesos a quienes proporcionen información que coadyuve a la localización de 12 personas, así como a la detención de sus captores.

    Leer Más
  • Detienen a líder de Cártel Foto: Internet

    Detienen al líder del Cártel del Noreste en NL

    La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dio otro golpe al Cártel del Noreste (CDN), en esta ocasión al capturar a su líder máximo en Nuevo León, identificado como Gerardo Elías Matamoros Garza, informó la Procuraduría de Justicia del Estado.

    Leer Más
  • Arturo Muñoz Foto: Internet

    Aseguran a sujeto que mató a niña hace 22 años en Iztapalapa

    Investigaciones de gabinete y campo realizadas por la Fiscalía de Mandamientos Judiciales de la Procuraduría General de Justicia capitalina permitieron ubicar a Arturo Muñoz Piñón, contra quien existía una orden de aprehensión por los delitos de homicidio, en agravio de una niña de dos años, ocurrido el 7 de septiembre de 1994 en una vivienda ubicada en la delegación Iztapalapa; y de corrupción de menores en perjuicio de las hijas y hermanos de su entonces concubina.

    Leer Más