Harvard puede esperar, Malia Obama en año sabático

En mayo, hubo un repentino incremento en la energía durante la sesión anual de Gap Year Conference, en Boston. Sucede que los asistentes, deseosos de ponerse al día con lo último en el mundo de los años sabáticos –lapso entre el bachillerato y la universidad que algunos jóvenes toman para viajar o trabajar-, se habían enterado que el movimiento tendría una integrante famosa: Malia Obama, la hija mayor del presidente de Estados Unidos.

La Casa Blanca anunció que Malia ingresará en la Universidad de Harvard, pero no iniciará sus estudios este otoño, como se esperaba originalmente. En vez de ello, la primogénita del mandatario tomará un año sabático, costumbre que ha adquirido impulso en Estados Unidos durante la última década.

Los programas de año sabático (que no siempre duran un año y a veces se toman durante o después de la universidad) solían ser más comunes en el extranjero. Holly Bull, presidenta del Centro para Programas Interinos, que asesora a estudiantes y adultos a media carrera o con carrera terminada para elegir un programa, dice que cuando su padre fundó el centro, en 1980, “nadie tomaba años sabáticos en Estados Unidos”. Pero ahora, “hay mucha más conciencia y apoyo para este concepto”.

Los príncipes británicos William y Harry, quienes tomaron algún tiempo después de sus estudios en los primeros años 2000, fueron quienes despertaron interés en los años sabáticos, agrega Bull. “Fue entonces cuando el término año sabático comenzó a citarse en Estados Unidos”, informa. Bull espera ver un escalamiento parecido tras la noticia de Malia, y dice que ya ha recibido noticias de una alumna a quien asesoró y “estaba muy indecisa. Pero cuando supo que Malia iba a tomar un año sabático, pensó, ‘De acuerdo, yo también lo tomaré’”.

The American Gap Association (AGA), acreditadora de organizaciones que ofrecen programas de año sabático, calcula que entre 30,000 y 40,000 estudiantes estadounidenses se toman ese tiempo cada año. Según AGA, el registro de año sabático aumentó casi 23 por ciento en los ciclos escolares 2013 y 2014, y ha aumentado con cada año escolar desde 2006 o incluso antes. Al parecer, la asistencia a ferias estadounidenses de año sabático escaló 294 por ciento desde 2010.

Esta tendencia alcista podría tener relación con un proceso de admisión universitaria cada vez más estresante, opinan expertos en educación. “Hay una creciente tasa de fatiga estudiantil”, acusa Jane Sarouhan, miembro de la junta de AGA y vicepresidenta del Centro para Programas Interino. Los bachilleres abrumados sienten que necesitan tiempo para recuperarse antes de volver a los libros, dice. Los jóvenes suelen ser talentosos en muchos aspectos, “pero carecen de algunas destrezas ‘suaves’ básicas”, como “cuidar de sí mismos, tomar buenas decisiones, levantarse solos de la cama, responsabilidad”, y quizás necesitan algún tiempo de descanso para adquirirlas.

En un estudio de AGA realizado con ex alumnos del ciclo escolar 2014-2015, 92 por ciento declaró que había tomado tiempo libre por motivos relacionados con crecimiento personal, 85 por ciento dijo que quería viajar y experimentar otras culturas, y 81 por ciento manifestó que lo hizo porque necesitaba descansar de las tareas académicas (las cifras suman más de 100 por ciento, porque muchos estudiantes citaron razones múltiples).

Como es inevitable, este creciente interés en los años sabáticos ha sido observado atentamente por una industria ansiosa de capitalizar el fenómeno: miles de programas ofrece experiencias en temas como conservación ambiental, educación en la naturaleza e inmersión cultural; numerosas ferias promueven programas; y los consultores ayudan a decidir entre las opciones. “Tienes que trabajar para tomar un año sabático, porque no quieres pasártela ocioso en casa sin algo en qué ocuparte, mientras tus amigos van a la universidad”, dice Bull.

Sin embargo, parece que un tiempo lejos de la escuela tiene beneficios. Investigaciones demuestran que las calificaciones de estudiantes que toman un año sabático mejoran y que, al graduarse, los estudiantes de año sabático tienen más probabilidad de obtener una puntuación promedio más alta que compañeros que no tomaron años sabáticos. Más de la mitad de los estudiantes de año sabático encuestados dijo que sus experiencias los encauzaron hacia una carrera o confirmaron su decisión de carrera.

Con estos resultados, algunas escuelas empiezan a volverse más receptivas de estudiantes que postergan el ingreso. Harvard alienta a los alumnos a que tomen un tiempo de descanso, y Princeton y Tufts ofrecen programas sabáticos. La Universidad Estatal de Florida y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill ofrecen ayuda financiera para programas de año sabático. “Casi todos lo permiten, porque casi todos se dan cuenta de que produce cuerpos estudiantiles más maduros y enfocados”, dice Bob Clagett, director de asesoría universitaria en la Escuela Episcopal St. Stephen de Austin, Texas, y ex decano de admisiones en Middlebury College, Vermont, quien ha estudiado la tendencia del año sabático.

Pese al impulso, muchas familias temen lo costosos que pueden ser estos programas. “Es un error de percepción muy común”, señala Clagett, “que el fenómeno del año sabático es, eminentemente, para ricos, o al menos para los acomodados, y creo que es importante que la gente entienda que cualquiera puede tomar un año sabático”. Le inquieta que la decisión de Malia pueda ahondar esa percepción errónea. Agrega que algunos estudiantes optan por trabajar durante ese año.

No obstante, los programas más costosos pueden costar hasta 40,000 dólares, señala Sarouhan, y Clagett agrega que postergar un año también podría resultar en un pago de colegiaturas más alto, conforme aumenten las cuotas.

Malia se unirá a la generación 2021 de Harvard después que se gradúe, en primavera, en la Escuela Sidwell Friends de Washington, D.C. Harvard dice que, en general, 80 a 110 de sus estudiantes postergan el ingreso durante un año, un incremento respecto de los 50 a 70 registrados en 2009. Esta primavera, Harvard recibió un total de 2037 estudiantes.

Como hija del presidente de Estados Unidos, demorar el ingreso hasta que papá deje el cargo tiene ventajas adicionales. Si inicia sus estudios en Harvard hasta el próximo otoño, Malia no será la hija de un presidente en funciones. Como señaló The Washington Post, esto podría traducirse en un menor despliegue de seguridad. “Creo que tiene mucho sentido para ella”, dice Bull. Durante el año sabático de Malia, “probablemente estará en la mira del público, aunque no de la misma manera, y luego ingresará en la universidad cuando la atención no se centre tanto en ella”.

Mientras tanto, Harvard aguarda su llegada. Al escribir sobre Malia y su anuncio de un año sabático, un estudiante bromeó en un blog del campus, “supongo que eso significa un año menos para nuestra amistad”.

Dinero
Mundo
Nacional
  • Ladrones de historia y belleza

    A escala regional, México es uno de los países con mayor saqueo. Bajo la actual administración, cada día ha sido robada una pieza, que forma parte del patrimonio nacional, para su venta en el mercado internacional.

    Leer Más
  • Detienen a segundo plagiario de la española María Villar

    Luego del secuestro y asesinato de la española María Villar, las autoridades detuvieron al presunto segundo involucrado.

    Leer Más
  • PGR Foto: Internet

    Ofrecen recompensa para localizar a 12 personas

    El gobierno de México ofrece hasta un millón y medio de pesos a quienes proporcionen información que coadyuve a la localización de 12 personas, así como a la detención de sus captores.

    Leer Más
  • Detienen a líder de Cártel Foto: Internet

    Detienen al líder del Cártel del Noreste en NL

    La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dio otro golpe al Cártel del Noreste (CDN), en esta ocasión al capturar a su líder máximo en Nuevo León, identificado como Gerardo Elías Matamoros Garza, informó la Procuraduría de Justicia del Estado.

    Leer Más
  • Arturo Muñoz Foto: Internet

    Aseguran a sujeto que mató a niña hace 22 años en Iztapalapa

    Investigaciones de gabinete y campo realizadas por la Fiscalía de Mandamientos Judiciales de la Procuraduría General de Justicia capitalina permitieron ubicar a Arturo Muñoz Piñón, contra quien existía una orden de aprehensión por los delitos de homicidio, en agravio de una niña de dos años, ocurrido el 7 de septiembre de 1994 en una vivienda ubicada en la delegación Iztapalapa; y de corrupción de menores en perjuicio de las hijas y hermanos de su entonces concubina.

    Leer Más