La lastimosa y humillante debacle de Trump en el debate

¿Cómo estás, Donald?”, preguntó Hillary Clinton mientras estrechaba la mano de su oponente en el escenario este lunes en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York. No usaría el título honorífico de "Sr. Trump” como una especie de concursante de The Apprentice. Trump, por otra parte, le preguntó si "Secretaria Clinton” era un título apropiado, y luego se escabulló y usó “Hillary” varias veces.

Con frecuencia, los debates se ganan o se pierden con esos detalles, o según lo bien que los contendientes se preparen y se desempeñen. Si atacas a Janet Yellen, directora d la Reserva Federal, cuyo nombre no es precisamente familiar, pierdes el tiempo. Trump hizo justamente eso, mientras que durante gran parte del debate, Clinton se mostró calmada y segura. No se impresionó fácilmente. Lo más importante fue que aprovechó sus oportunidades y reprendió eficazmente a su rival republicano. En relación con las imágenes en la pantalla dividida, Trump fue un dechado de sonrisitas y muecas. ¿Y qué hay con los gimoteos? ¿No se suponía que Clinton era la enferma? Y sin embargo, resultó claro que Trump estaba resfriado o tenía una alergia.

En ocasiones, el candidato republicano también parecía alérgico a los hechos. Clinton no había combatido a ISIS “durante toda su vida adulta", ya que el grupo Estado Islámico fue fundado en 2004. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) no pudo haber apoyado a Trump porque los organismos gubernamentales no hacen eso. (Él ha recibido el apoyo de los sindicatos que representan a los trabajadores de la patrulla fronteriza y a los funcionarios de inmigración). Su insistencia en que dejó el movimiento "birther", según el cual Barack Obama no nació en EE UU, para proteger al Presidente, fue risible. Además, sus propuestas realmente aumentarían el déficit, de acuerdo con grupos de observación independientes.

Y sin embargo, una parte de lo que Trump dijo fue efectivo en relación con el comercio. Atacó a China, México, Ford y a nuestros estúpidos negociadores comerciales que “no saben qué demonios estamos haciendo”. Este fue un round bastante bueno para el multimillonario neoyorquino, que se mostró rudo y ofreció a su público algunos enemigos fáciles. Pero luego no pudo controlarse. Censuró a los saudíes que no pagan sus cuentas, a los gorrones de la OTAN, a los aliados de Clinton Sidney Blumenthal y Patti Solis Doyle, al alcalde de Nueva York Bill de Blasio y, por supuesto, a Clinton misma. Criticó el sobrepeso de los piratas informáticos y no se mostró arrepentido por haber insultado a Rosie O’Donnell.

Trump se posiciona a él mismo como el candidato que cambiará al país, pero fue demasiado lejos al exagerar todos los problemas de EE.UU, convirtiéndolos en crisis existenciales. El TLC era el peor acuerdo de todos los tiempos hasta que mencionó el acuerdo nuclear de Irán. De nueva cuenta, comparó a los vecindarios afroestadounidenses con “el infierno”, y dijo que la decadencia de Estados Unidos es tal que “somos un país tercermundista", lo cual podría resultar sorprendente para el Tercer Mundo. Sin embargo, cuando Clinton habló sobre una demanda federal por discriminación en el otorgamiento de vivienda contra el negocio de bienes raíces de su familia, Trump presentó una excusa poco convincente, diciendo que la empresa nunca admitió ninguna culpa.

Por su parte, la defensa de Clinton de su energía fue astuta y taimada. Señaló los 112 países en los que ha estado y las 11 horas que pasó testificando ante el comité de Benghazi. Las críticas que hizo a Trump con base en aspectos de género fueron mordaces y efectivas. Y para muchas mujeres, las constantes interrupciones por parte del candidato fueron una señal de condescendencia.

La exSecretaria de Estado dio a sus partidarios varias razones para acudir a las urnas. Habló acerca del “racismo endémico” y juró reformar los departamentos de policía, temas especialmente cercanos para muchas personas afroestadounidenses. Mencionó a la concursante de belleza de origen latino a la que Trump menospreció y presentó otros ejemplos de discriminación dirigida a los votantes hispánicos. La coalición de Clinton de los grupos en ascenso (votantes jóvenes, minorías, profesionales con educación) obtuvo la clase de tranquilidad que ansían recibir por parte de la candidata demócrata.

Trump le ayudó en cierta forma. Titubeó con respecto a sus declaraciones de impuestos, presentando una torpe excusa para no revelarlas y defendió su uso de la ley de quiebra, lo cual no le ayudará con los votantes estadounidenses promedio. Clinton le saltó encima cuando el candidato se mostró demasiado despreocupado con respecto a la proliferación nuclear: Un hombre “que se deja provocar por un tuit no debe tener los dedos cerca de los códigos nucleares”, dijo. Y Trump habló demasiado acerca de los asesinatos en Chicago en lugar de hablar acerca de los salarios en Pennsylvania.

El candidato republicano estuvo a la defensiva durante gran parte de la noche, pero en ocasiones superó a Clinton. Con respecto al Acuerdo Transpacífico, la obligó a defender el tratado o a denunciar al Presidente Obama, quien lo apoya. Sin embargo, Trump nunca aprovechó la controversia de los correos electrónicos, ni siquiera cuando se le preguntó acerca de la ciberseguridad, que era el momento oportuno para hablar acerca del servidor privado de la candidata.

Es probable que Trump se haya ayudado a él mismo al estar de acuerdo con Clinton sobre la atención infantil, aunque los planes de ambos son bastante distintos. El candidato rompió con la Asociación Nacional del Rifle y estuvo de acuerdo en que es necesario prohibir la venta de armas a las personas que se encuentren en las listas de vigilancia de terroristas. Asimismo, se presentó, de manera inteligente, como un no-político, al tiempo que descartaba a Clinton como una política de poca monta que ha estado por aquí durante 30 años, prometiéndolo todo y cumpliendo muy poco. “Los políticos”, dijo, “no son más que palabras y nada de acción”.

Generalmente, al retador le va bien en el primer debate: Ronald Reagan en 1980, John Kerry en 2004, Mitt Romney en 2012. Esta vez, el retador se tambaleó. Después de varios meses de utilizar los debates para apalear a otros republicanos, el candidato de ese partido no logró convencer al país de que está listo para ser presidente. La buena noticia para Trump: aún le quedan dos debates.

Dinero
Mundo
Nacional
  • Ladrones de historia y belleza

    A escala regional, México es uno de los países con mayor saqueo. Bajo la actual administración, cada día ha sido robada una pieza, que forma parte del patrimonio nacional, para su venta en el mercado internacional.

    Leer Más
  • Detienen a segundo plagiario de la española María Villar

    Luego del secuestro y asesinato de la española María Villar, las autoridades detuvieron al presunto segundo involucrado.

    Leer Más
  • PGR Foto: Internet

    Ofrecen recompensa para localizar a 12 personas

    El gobierno de México ofrece hasta un millón y medio de pesos a quienes proporcionen información que coadyuve a la localización de 12 personas, así como a la detención de sus captores.

    Leer Más
  • Detienen a líder de Cártel Foto: Internet

    Detienen al líder del Cártel del Noreste en NL

    La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dio otro golpe al Cártel del Noreste (CDN), en esta ocasión al capturar a su líder máximo en Nuevo León, identificado como Gerardo Elías Matamoros Garza, informó la Procuraduría de Justicia del Estado.

    Leer Más
  • Arturo Muñoz Foto: Internet

    Aseguran a sujeto que mató a niña hace 22 años en Iztapalapa

    Investigaciones de gabinete y campo realizadas por la Fiscalía de Mandamientos Judiciales de la Procuraduría General de Justicia capitalina permitieron ubicar a Arturo Muñoz Piñón, contra quien existía una orden de aprehensión por los delitos de homicidio, en agravio de una niña de dos años, ocurrido el 7 de septiembre de 1994 en una vivienda ubicada en la delegación Iztapalapa; y de corrupción de menores en perjuicio de las hijas y hermanos de su entonces concubina.

    Leer Más